Los Bonos son valores emitidos y representan una parte alícuota de un crédito colectivo constituido a cargo de lo sociedad emisora. Son valores obligacionales representativos de deuda, por parte del emisor a favor del tenedor.
Son emitidos por las empresas, previa autorización de la Comisión Nacional de Valores.
Los bonos devengan intereses y son negociables en el Mercado Secundario, para proporcionar liquidez al tenedor de los mismos.

Beneficios de financiarse a través de la emisión de Bonos

    -    Diversifican sus fuentes de financiamiento, garantizando su estabilidad e independencia financiera.
    -    Obtienen recursos a Mediano y Largo plazo, optimizan su estructura financiera.
    -    Diseñan sus propias condiciones de financiamiento de acuerdo a sus necesidades específicas.

Bonos Corporativos: Son Bonos emitidos por las Sociedades Emisoras y por las Emisoras de Capital Abierto.
Bonos Bursátiles de Corto Plazo: Emitidos a plazos de entre 90 y 270 días. No tienen cupones de intereses y son emitidos con un descuento respecto de su valor nominal.
Bonos Subordinados: Emitidos por las Instituciones de Intermediación Financiera supervisadas por la Superintendencia de Bancos con el objetivo de mejorar los índices de solvencia. Estos bonos pueden ser convertidos en acciones en caso que se requiera alcanzar los límites exigidos por Ley.
Bonos Financieros: También emitidos por las Instituciones de Intermediación Financiera supervisadas por la Superintendencia de Bancos. No aportan al Fondo de Garantía de Depósitos.
Títulos de Crédito: Emitidos por los Patrimonios Autónomos de los Fideicomisos.
Bonos Municipales: Son valores emitidos por los gobiernos municipales con el fin de financiar las obligaciones y los proyectos de los distintos municipios.
Bonos del Tesoro: También conocidos como BOTES, tienen la finalidad de financiar las obligaciones y necesidades del sector público a través de su colocación en el Mercado de Valores y su negociación en las Bolsas de Valores del país.